Cinco elementos de interiorismo japonés que debes integrar a tus espacios

Cinco elementos de interiorismo japonés que debes integrar a tus espacios

La decoración tradicional japonesa destaca gracias a su simplicidad, composición estética y espiritualidad combinadas. Es su minimalismo y la incorporación de elementos naturales lo que brinda una sensación de apertura, pureza y tranquilidad, comparado con otros estilos como el rústico, campirano o barroco.

Conoce cómo replicar este estilo atemporal en la casa, oficina o cualquier otro espacio:

La importancia del zen

La filosofía zen proviene de una escuela budista y significa meditación. Aplicado a la decoración e interiorismo, consiste en distribuir espacios de manera uniforme para encontrar una armonía perfecta.

Para respetar este equilibrio, lo ideal es crear espacios cómodos, minimalistas y con un toque de elegancia. Lugares en donde sea sencillo relajarse y estar en paz con uno mismo.

El interiorismo zen apuesta por las líneas rectas, habitaciones amplias y con iluminación natural; áreas caracterizadas por la ausencia de lo innecesario, uno de los fundamentos del estilo japonés.

La idea se concentra en evitar que las habitaciones contengan objetos, muebles o accesorios que estén de más. Por el contrario, se busca crear espacios ordenados, austeros, sobrios, naturales y sencillos, como los propios japoneses.

Elementos naturales

La cultura japonesa coexiste con la naturaleza en casi todos sus aspectos. La mejor manera de mantenerse en contacto con ella es integrándola a los interiores con plantas como bonsáis, orquídeas o bambús.

Madera

Este material abunda en el interiorismo japonés y está presente en objetos, paredes, puertas y techos. Muchas de las habitaciones japonesas tradicionales están completamente recubiertas de madera y el material suele utilizarse en áreas húmedas como baños, saunas, cocinas e inclusive, los patios.

Puertas corredizas

En Japón, estas puertas se llaman shoji y consisten en paneles delgados de madera y papel de arroz que simulan ser una pared, pero que en realidad son superficies corredizas que dividen las habitaciones. Su función principal es aprovechar los espacios al máximo.

Iluminación natural y acogedora

Iluminar espacios con luz natural es esencial en el interiorismo japonés. Es por eso que las casas y edificios tradicionales están diseñados para alimentarse del día con abundantes ventanas con cortinas traslúcidas o de papel de arroz.

Colores

A excepción de los estampados tradicionales, la paleta de colores que emplea este estilo es neutral. Los colores predominantes son: marrón, blanco, beige, negro, naranja y para resaltar algunos detalles, el rojo. ¿Qué esperas para integrar este estilo a tus interiores?

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.